Santorini en 5 horas

Santorini es un pequeño archipiélago circular formado por islas volcánicas, localizado en el sur del mar Egeo donde forma el grupo de islas más meridional de las Cícladas. Es, en esencia, lo que queda de una enorme explosión volcánica que destruyó los primeros asentamientos existentes, haciendo desaparecer gran parte del territorio de la antigua isla y provocando la creación de la caldera geológica actual. El archipiélago se conforma por las islas habitadas de Santorini y Thirasia y los islotes deshabitados de Nea Kameni, Palea Kameni, Aspronisi y Christiana. En el centro queda una gigantesca laguna, más o menos ovalada, de unos 12 km de longitud y 7 km de anchura

Su espectacular belleza, junto con una animada vida nocturna, la han convertido en uno de los principales destinos turísticos de Europa. Sus construcciones tienen un aspecto oriental, con casas blancas y marcos de ventanas y puertas en azul, como se pueden encontrar en las costas de Marruecos o Túnez.

Aquí os dejamos nuestra experiencia en Santorini. Fue una visita exprés, por lo que tendremos que volver con más detenimiento, pues las Islas Griegas nos enamoraron. Esta ruta está especialmente pensada para cruceristas que pasan pocas horas en la isla.

Cosas muy importantes a tener en cuenta:
– Hay que coger lanzaderas desde el barco para llegar al puerto.
– Cuidado con los niños y las personas mayores (más abajo os explicamos el por qué).

El crucero atracó sobre las 7h, y lo hizo fondeando a distancia de la costa, por lo que hasta las 9h no pisamos tierra firme. Cogimos las lanzaderas que proporciona el propio barco y que llevan al pequeño puerto de la ciudad de  Fira.
En esta ocasión, nosotros decidimos contratar una excursión (excursiones para cruceros) ya que, a pesar de que nos habían dicho que se podía coger un autobús y ver la zona sin ningún problema, preferíamos un poco de ayuda para movernos por la isla.

19 (4).jpg
Pyrgos

Nos montamos en autobús y la primera parada la hicimos en Pyrgos, solo pudimos disfrutar de las vistas unos 15 minutos, lo justo para tomar unas fotos. Pero la parada merece la pena, comienzan las casitas blancas, los viñedos interminables…

Volvimos el autobús, dirección Oia. Por el camino el guía nos explicó un poco de historia de la zona.
Al llegar a Oia, el autobús nos deja en la parada (ver mapa) y el guía nos acompaña hasta la Plaza de la Caldera, donde hay unas vistas impresionantes (ver mapa). A partir de ahí tuvimos vía libre para pasear durante 2 horas. Como tuvimos la suerte de llegar muy pronto, antes que el grueso de autobuses, en especial los que fletan los cruceros, no había mucha gente aún, así que nos dirigimos a la parada por excelencia en Oia: fotografía las tres cúpulas azules, la postal de Santorini. Si se tarda más en llegar se empieza a complicar el asunto y obtener una buena foto del lugar es todo un reto.

Oia
Oia, Santorini

Desde ahí comenzamos a perdernos por las calles estrechas y fachadas blancas, disfrutando del encanto de cada rincón y las vistas del acantilado. Finalmente llegamos a los restos del castillo bizantino de Oia (ver mapa). Se encuentra en la zona más alta. Lo más interesante, a nuestro juicio, no son los restos en sí pues queda poca cosa, sino las vistas tan maravillosas de la caldera y el pueblo enclavado en el acantilado, así como sus molinos que se pueden ver justo en frente.
Dicen que la puesta de sol es mágica… aunque nosotros no pudimos verlo en esta ocasión.

Después del paseo, volvimos al autobús y nos llevaron a Fira, el famoso lugar de los burros.
Aquí nos dieron dos opciones:
1) Hacer cola nada más llegar y coger el teleférico (5€/persona) para ahorrarnos los 600 escalones. Si vais con niños o personas con movilidad reducida, sin duda, coger el teleférico.

IMG_20180703_131552.jpg
Los 600 escalones

2) Dar un paseo por el pueblo y bajar andando o en burro (5€/persona) estos escalones (por favor, no elijáis los burros…). Es cierto que estos escalones se escurren un poco, tanto para las personas como para los animales. También es verdad que el olor no es de lo más agradable, pero nosotros preferimos ver el pueblo y bajar andando hasta el puerto.

Es aquí donde viene el gran inconveniente de este puerto. Nosotros debíamos estar a bordo a las 14h, por lo que pensamos que las 13,30h sería una buena hora para estar haciendo cola para coger la lanzadera que te lleva al crucero. Pues no. Había muchísima gente para volver a los diferentes cruceros. Si vais con niños o personas mayores, os aconsejamos que vayáis pronto para evitarles las colas, el calor y las aglomeraciones (incluidas dentro de la lancha). Además las lanchas sí que se mueven y bastante, y en cuanto comienza a haber mucha gente y avanza la hora, parece que se monte más gente cada vez para ir más rápido, y digamos que el corto trayecto de vuelta al barco no será el más cómodo de todo vuestro crucero.

Pero no obstante, la parada de Santorini es imprescindible sin lugar a dudas.

Y a vosotros ¿también os enamoraron las islas griegas? Podéis contarnos vuestra experiencia así como alguna duda en los comentarios.

Tal vez te interese…
Cuaderno de Viaje de Grecia
Tour por Santorini
Excursión a Akrotiri, Playa Perissa y Oia
Tour por Emporio, Imerovigli y Megalochori
Entrada al Museo Lost Atlantis

3 respuestas para “Santorini en 5 horas”

Responder a cristinagadel Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .