Viena en 3 días

Viena, capital de Austria, fue el último destino de este viaje (BudapestBratislava-Viena). La capital de Austria se sitúa a orillas del Danubio y es la segunda ciudad más poblada de Europa Central, tras Berlín. Es una de las capitales más antiguas de Europa y cuenta con un legado cultural muy importante, destacando el peso que tiene la música en la ciudad.

Día 1.

El transporte desde Bratislava volvimos a hacerlo con Flixbus. Seguidamente cogimos el metro para llegar a nuestro alojamiento. Sacamos un bono de transporte para 48h (se compran en las máquinas que hay en las estaciones de metro). Los bonos de transporte para varios días, como es este caso, dan uso ilimitado a la amplia red  transporte público de la ciudad, y merecen bastante la pena, ya que el billete sencillo es algo elevado (2.40€), y apenas se cojan 3 veces al día, ya merece la pena. Importante saber que se validan justo antes de usar por primera vez, al entrar en la estación, y dan acceso por 48h en nuestro caso, desde ese momento, no por días. En caso de no validarlo te expones a una multa, aunque dicen que los revisores son más amables que, por ejemplo, los de Budapest, y si les explicas que eres turista y no lo sabías, puede que pasen la mano. Pero creemos que no es necesario correr el riesgo.

En esta ocasión nos alojamos en un la cadena de hoteles AllYouNeed. La situación es muy buena, cerca de la zona centro, con bocas de metro a poca distancia, y la relación calidad-precio es excepcional.

Comenzamos nuestra visita disfrutando del Palacio de Schönbrunn. Es la zona más alejada, por lo que decidimos emplear la primera mañana para ir hasta allí, pero como queríamos ver muchas cosas y sólo contábamos con 2 días y medio, dejamos el interior de los palacios para la próxima visita. El exterior del palacio y todos los jardines son gratuitos, y pasear por ellos es una delicia. En la parte más alejada del Palacio se encuentra el edificio de la Glorieta. Es un mirador, y subir cuesta 4.50€, pero teniendo en cuenta las magníficas vistas desde delante del edificio (la foto de la cabecera de esta entrada es desde esta zona), creemos que no es algo fundamental. 

08 Viena (1)
Jardines del Palacio Shönbrunn, Glorieta al fondo

Ya sabéis lo que nos gustan a nosotros los parques y jardines, así que dedicamos casi toda la mañana a su visita. Después nos dirigimos a la Ópera de Viena. Cada jueves y viernes a las 14h y a las 15h hay una visita guiada (9€/adultos, hay descuentos para pensionistas y para estudiantes). No hace falta hacer reserva, aunque recomiendan estar 15 minutos antes en la taquilla, ya que suele haber bastante gente, pero los grupos van por idiomas, y si es muy grande lo dividen en 2 o más. 

08 Viena (2)
Ópera de Viena

El interior es increíble, y se visitan desde los palcos más selectos al patio de butacas. Hay otra opción para ver la Ópera, y es comprar un pase para verlo de pie (verlo sentado incluso en butacas es realmente caro), y salen a la venta 1h y media antes del espectáculo a 3€ y 4€, pero hay que estar al menos otra hora antes para conseguirla, y todo depende de la demanda.

La siguiente parada fue la Plaza de María Teresa, en la que se encuentran en ambos lados dos edificios simétricos, el Museo de Historia del Arte y de Historia Natural, así como una espectacular escultura de la emperatriz María Teresa. Además están los Establos de la Corte, que hoy en día se usan como Palacio de Ferias y Exposiciones de Viena.

08 Viena (3)Muy cerquita de esta plaza están los Jardines Burggarten, en los que se halla el monumento a Mozart. La estatua del genio austríaco está acompañada de una flores que recrean la clave de sol, sin duda una de las fotos imprescindibles de Viena, sobre todo si eres amante de la música. Los jardines son un remanso de paz en una zona de la ciudad bastante ajetreada.

Tras un pequeño descanso y bastantes fotos, seguimos nuestra ruta hasta la Iglesia de los Capuchinos, cuyo exterior no es muy destacable, pero que cuenta en el interior con la Cripta Imperial de los Habsburgo. La entrada cuesta 7,50€. Al lado está la Plaza del Neuer Markt y fuente de Donnerbrunneri, aunque estaba de obras y no pudimos ver más que las máquinas trabajando (en este viaje nos encontramos muchas zonas así).

Nos dirigimos hacia la Catedral de Viena o Catedral de San Esteban. Destaca especialmente su torre en forma de aguja que alcanza los 137 metros, y el Tejado de los Azulejos, compuesto por más de 250000 unidades. La entrada es gratuita de 6h a 22h, y por dentro es igual de impresionante. En horarios de culto sólo se puede ver la primera parte, sin acceder a la zona de bancos. Subir a la Torre sur cuesta 4,50€ y a la Torre Norte 5,50€. 

08 Viena (4)
Catedral de San Esteban

A apenas 5 minutos, se encuentra la Iglesia de San Pedro (Peterskirche), que destaca por su cúpula verde. La entrada es gratuita. Y al lado, la Columna de la Peste, que se erigió tras la gran epidemia de peste de Viena 1679, y es un espectacular monumento barroco.

Como última visita, nos acercamos a ver el Hundertwasserhaus, edificio de corte moderno, parece un colorido puzle, obra de un niño, en el que los suelos no son rectos, sino ondulados, y donde en el interior de las habitaciones crecen árboles cuyas ramas asoman por las ventanas. Es un edificio muy singular, y se ha convertido en una atracción más de la ciudad. Regresamos de nuevo al centro a comer una de las típicas salchichas austríacas junto a la Catedral y disfrutar de la belleza los músicos callejeros.

Día 2.

Comenzamos nuestro segundo día en Viena paseando por el Mercado Naschmarkt. Está abierto de lunes a viernes de 6 a 18.30h y los sábados de 6 a 14h. Es realmente grande, especialmente los sábados que una de las partes se convierte en un rastrillo de venta de antigüedades y objetos de segunda (o quinta) mano. Esencialmente es un mercado de comida, al que van muchos vieneses, y donde comprar y probar todo tipo de alimentos, aunque también verás tiendas de regalos y restaurantes.

08 Viena (5)
Biblioteca Nacional de Austria

Tras pasear y respirar el ambiente del mercado, fuimos paseando hasta la Biblioteca Nacional de Austria. En concreto se visita la Sala Imperial, una estancia de más de 70 metros de longitud donde se conservan más de 200000 libros impresos entre 1500 y 1850 dispuestos en estanterías con sus escaleras de madera más propias de las películas. Todo esto, unido a los frescos de paredes y techo y las esculturas de mármol, convierten la Biblioteca en un imprescindible de Viena. La entrada cuesta 8€ (6€ si tienes la Vienacard), y se compra allí mismo.

Seguimos paseando por los alrededores del majestuoso Palacio Hofburg, en cuya visita destacan las dependencias de la emperatriz Sisí. La visita guiada tiene un precio de 15€. Tras pasar por la Plaza de los Héroes y cruzar el jardín Volksgarten o Jardín del Pueblo, llegamos al Parlamento de Austria. Es uno de los edificios más destacables de la Ringstrasse, principal avenida de la ciudad. Se puede visitar su interior, pero debe ser en visitas guiadas. Lo más interesantes es su exterior, o eso nos dijeron, pero también estaba de obras y no pudimos apenas verlo.

Seguimos recorriendo la avenida hasta llegar al Ayuntamiento de Viena. Para visitar su interior, hay tour gratuitos los viernes a las 13h, pero el número de visitantes para cada idioma es limitado, por lo que es recomendable estar allí un buen rato antes. Justo a la espalda se estaba celebrando una fiesta, por lo que pudimos ver, de aire tirolés, con música en directo y muchos stand con artesanía y comida típica de la zona.

Desde allí fuimos a ver el Parque de Freud y el museo dedicado al padre del psicoanálisis, además de entrar a la Universidad de Viena. que data de 1365, siendo actualmente una de las más grandes de Europa, y donde han estudiado grandes eminencias en los diferentes campos del conocimiento.

La tarde la dedicamos primero a pasear por el Stadpark o Parque de la Ciudad. Es el más antiguo y más visitado de la ciudad. Con un corte inglés que lo hace realmente bonito, entre sus lagos y pequeños puentes destacan el monumento a otro gran compositor austríaco, Johann Strauss, y la sala de concierto Kuralson.

08 Viena (6)
Monumento a Johann Strauss
08 Viena (7)
Prater

El final del día fue para visitar uno de los lugares que más ganas teníamos, el Prater. Es el parque de atracciones más antiguo del mundo, y su noria, inaugurada en 1897, uno de los emblemas de la ciudad. Como peculiaridad, es un parque abierto al público, por lo que más bien se parece a una feria, y se paga por las atracciones en que decidas montarte. Es un lugar ideal para pasar la tarde, recorrer sus avenidas, sentarte a descansar mientra ves a los visitantes montarse en las atracciones o comer en uno de sus múltiples puesto de comida rápida y barata.

 

Día 3.

08 Viena (8)
Karlskirche

Nuestro tercer día fue un poco más corto, ya que sólo disponíamos de la mañana. Volvimos a madrugar y, tras dejar todo preparado para dejar en consigna, comenzamos nuestra visita por la Iglesia de San Carlos Borromeo (Karlskirche). Es una de las imágenes más bonitas de Viena, y es que destaca mucho su exterior con las dos columnas inspiradas en la Columna de Trajano de Roma. En este caso cuenta la vida de san Carlos Borromeo. Además, en la plaza de delante, hay una fuente bastante grande donde se refleja la iglesia, una de las fotos más buscadas por los turistas. La entrada cuesta 8€.

Después nos dirigimos paseando hasta el Palacio Belvedere. El espacio cuenta con 2 edificios, el Bajo Belvedere y el Alto Belvedere, cuya fachada es más llamativa y elaborada, separados por unos jardines bastante grandes. Actualmente son museos, y de su anterior aspecto de palacio no queda nada, por lo que decepciona un poco. Es más interesante ver su exterior y jardines, ya que la ciudad cuenta con muchas cosas mejores en que emplear el tiempo.

08 Viena (9)
Palacio Belvedere

Tras volver cruzando el Naschmarkt, aprovechando que es sábado y sabemos que cuenta aún con más puestos, llegando a ser incluso un poco agobiante, recogemos nuestras cosas y nos dirigimos al aeropuerto.

Hay bastantes formas de llegar al aeropuerto, pues tiene buena comunicación y está bastante cerca. En nuestro caso, por horarios, nos decantamos por el Tren RJX Railjet Xpress. Es un cercanías que comunica diferentes ciudades con el aeropuerto. Tarda unos 10-12 minutos desde  la estación Wien Hauptbahnhof y el precio es de 4.20€ (3€ más si quieres reservar asiento, aunque no es obligatorio según pudimos comprobar), y para justo frente a la Terminal 1.

Tal vez te interese…
Cuaderno de Viaje de Viena
Viena Pass
Visita guiada por Viena y la Ópera Estatal
Tour por Viena y el Palacio Schönbrunn
Excursión a Praga

Una respuesta para “Viena en 3 días”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .