Ámsterdam en 3 días

Ámsterdam es la capital de los Países Bajos (recuerda que desde hace un tiempo, oficialmente ya no se llama Holanda, ya que este nombre sólo hace referencia a una de las zonas del país). La que fuera fundada como pueblo pesquero a orillas del río Amstel se ha convertido en la ciudad más grande del país y uno de los destinos turísticos más importantes de Europa. Su centro histórico se sitúa alrededor de 3 anillos de canales semicirculares, que se conectan y conforman una red de 160 canales, siendo la parte de mayor atractivo, tanto por sus edificaciones que mantienen el estilo típico neerladés como por la enorme cantidad de puentes, más de 1200.

En este post os contamos nuestra Ruta de 3 Días por Ámsterdam.
Cosas muy importantes que debes saber:
– Las bicis tienen absoluta preferencia (da igual los pasos de peatones, las aceras, el tranvía…)
– Los semáforos para los peatones duran muy muy poco.
– Para comprar los billetes de tren o tranvía hay que hacerlo en monedas o tarjeta de crédito. No se admiten billetes.
– Desde el pasado 3 de diciembre de 2018, el famoso cartel de IAMSTERDAM ya no se encuentra ubicado en la Plaza de los Museos. Será un cartel itinerante.

Día 1.

dav
Estación Central de Ámsterdam

Nuestro avión aterriza a las 18:15h en el Aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol. Un trayecto de unas 3h sin ninguna incidencia con Ryanair.

Nada más pasar la zona de recogida de maletas, compramos el billete de tren para la Estación Central de Ámsterdam (máquinas amarillas, precio: 5,30€)

Después de unos 20 min de trayecto, llegamos a la Estación Central y nos disponemos a buscar el hotel (Hotel Monopole). Tiene una buena relación calidad-precio, es de lo más económico que encontramos. Lo mejor de este hotel es su localización, a orillas del río Ámstel, a menos de 20 minutos andando desde la estación Central y a 10 minutos de la Plaza Dam y el Barrio Rojo. A la espalda se encuentra la Plaza Rembrand, y varias paradas de tranvía que conectan con el centro y la estación. La única pega que le ponemos es que justo debajo hay un pub por lo que tienes música hasta las 3 de la mañana que cierra el fin de semana. Al llegar al hotel, nos sorprenden las empinadas y estrechas escaleras que tiene! Especial atención si viajáis con personas mayores o con movilidad reducida, porque no dispone de ascensor y puede ser un inconveniente. Soltamos las maletas y listos para recorrer la ciudad.

Aprovechamos la tarde-noche para una primera visita a la Plaza Dam, donde se encuentra el Palacio Real, el Monumento Nacional, la Iglesia Nueva o el mueso de cera Madame Tussaud. Nosotros decidimos solo visitarlos por fuera, dado que no disponíamos de mucho tiempo. También en la plaza está el centro comercial Bijenkorf, conocido por todos los turistas porque en la 5ª planta hay unos baños en los que no hay que pagar para usar (lo señalamos porque de esto en Ámsterdam no hay, por lo que todo el mundo lo aprovecha). En el resto de la ciudad, aunque entres a un restaurante y consumas, tendrás que pagar por usar el baño (0,50€ normalmente)

De ahí nos fuimos paseando hacia el Barrio Rojo. Es la zona más animada de la ciudad, de hecho por la noche estaba tan masificada que nos resultó un tanto agobiante. Quizá te sorprenda que no es un barrio grande como se podría pensar. Independientemente de la opinión o sensaciones que te deje esta zona, es un imprescindible de la ciudad. Debes tener cuidado si, con el tono de humor, se te ocurre fotografiar los escaparates donde están las prostitutas, te puede costar una buena multa. Hay bastantes cámaras de seguridad y policía secreta, lo que la convierte en una zona muy segura, incluso por la noche.

Después bajamos hacia el hotel, fotografiando y disfrutando de los canales y puentes que la componen. A la espalda de nuestro hotel, en la plaza Rembrandt y las calles que allí desembocan, hay multitud de oferta gastronómica donde poder cenar. Además en invierno hay una pista de hielo.

Día 2.

IMG_1458.JPG
Vistas de los molinos

Para el segundo día teníamos previsto ver un pueblecito: Zaanse Schans. Es el pueblo de los molinos y los zuecos de madera, situado a unos 15 km de Ámsterdam. Es famoso por tener algunos de los molinos de viento más bonitos de Holanda, construidos en el siglo XVII.

Nos levantamos temprano para aprovechar la mañana y a las 9h estamos de nuevo en la estación central para coger el tren (billete de ida y vuelta: 7,30€)

Tras llegar a la estación Zaandijk Zaanse Schans, sólo hay que caminar unos 5 min para encontrar los primeros molinos desde el puente que le da acceso. Se trata de una zona separada del pueblo, en el que puedes además de contemplar los molinos, entrar a alguno de ellos convertido en museo y ver cómo funcionan. 

El otro gran atractivo de esta zona es la fábrica de zuecos, donde se puede ver cómo se construyen y, como no, llevar alguno de recuerdo. Hay varios en tamaño gigante, ideales para unas fotografías de corte divertido. Además hay varios puentes que conectan con las casitas que son una imagen idílica, sacada de un cuento.

Es una de las zonas más visitadas, y que por supuesto recomendamos. Nosotros dedicamos una mañana y tuvimos tiempo más que suficiente.

Volvemos a Ámsterdam sobre las 13h, pues habíamos reservado un tour a las 14.30h. Como íbamos un poco justos de hora, esta vez comimos en la Estación Central. Comer en la estación es algo más caro que si sales fuera, pero nosotros comimos en Julia´s, un italiano que te preparan la pasta en el momento, la comida está muy buena y bastante económico.

Nos dirigimos a la puerta de la estación para comenzar un freetour que habíamos reservado a través de Civitatis. Nuestro guía, Mario de Murcia, nos cuenta la historia de la zona y algunas curiosidades. Dura unas 3 horas y se ven bastantes sitios interesantes (Bolsa de Ámsterdam, Plaza Dam, Barrio Rojo, Barrio chino, Barrio Judío, etc). Terminamos sobre las 18h en el Mercado de las Flores. Los freetours son una de las alternativas más interesantes para visitar la ciudad y conocer un poco más de ella.

Nuestra siguiente visita es la casa de Ana Frank, otro de los imprescindibles de la ciudad. Se trata de la casa en la que Ana Frank junto a su familia y unos amigos se escondieron durante más de dos años cuando los judíos fueron perseguidos y expulsados hacia campos de exterminio. Se encuentra en la parte de atrás de la fábrica en la que trabajaba el padre de Ana. Hoy en día está reconvertida en Museo, y se pueden recorrer las dependencias en que se escondieron. A pesar de estar vacía de mobiliario, tal y como quedó tras ser descubiertos por el régimen nazi, puedes hacerte una idea de lo que tuvieron que pasar. En el museo hay audioguias en español que te van contando la historia de la familia.
Creemos que un dato imp
ortante sobre la casa de Ana Frank son las limitaciones de accesibilidad que se podría encontrar una persona con movilidad reducida para poder hacer el recorrido completo ya que para pasar de una planta a otra hay que subir por unas escaleras muy muy estrechas y con bastante pendiente.

IMG_1836
Casa de Ana Frank

Entradas para la casa de Ana Frank: las entradas salen justo dos meses antes de la fecha elegida. Nosotros aconsejamos que os peguéis al ordenador si queréis conseguirlas , ya que se acaban muy muy rápido. Es cierto que un 20% de las entradas las venden en taquilla ese mismo día, pero hay unas colas horribles y puede que te quedes sin ella. El precio es de 10,50€. Se tarda 1 hora y media aproximadamente en el recorrido completo, dependiendo de la cantidad de gente que haya.

Para finalizar el día, volvemos a nuestro hotel paseando y disfrutando de los canales.

Día 3.

Al igual que el día anterior, nos levantamos temprano para comenzar visitando el Mercado de las Flores. Es el momento de comprar algún recuerdo y otros tantos encargos. Como es típico, nos disponemos a comprar tulipanes y se nos viene una pregunta a la cabeza: nos dejarán pasar los bulbos en la maleta de mano? La respuesta es sí. Nosotros no tuvimos ningún problema.

Desde allí bajamos andando hasta la plaza de los museos, donde se encuentra el famoso “IAMSTERDAM”. Hay que buscar el momento para conseguir una foto en este concurrido lugar.

Como hemos señalado al inicio de este post, desde diciembre de 2018, el cartel ha sido retirado debido a la masiva afluencia de turismo. Se convertirá en un cartel itinerante. Para saber su localización en cada momento, se puede visitar su página web.

IMG_2005.JPG
Plaza de los Museos, Ámsterdam

En la plaza también se encuentran los tres grandes museos de la ciudad: el Rijksmuseum, el museo Van Gogh y el museo Stedelijk, además de la sala de conciertos Concertgebouw, y en invierno hay otra pista de hielo, como en la plaza Rembrandt.

A unos 10 min encontramos el paseo Vondelpark, el parque más grande de la ciudad y el más famoso también de toda Holanda. Un sitio perfecto para pasear y descansar un poco.

Seguimos nuestro paseo hacia Begijnhof, un antiguo beaterio de la ciudad, en cuyo interior se encuentra la primera iglesia clandestina de la ciudad, así como la que se considera casa más antigua de la ciudad. Al tratarse de un espacio privado, a las 17h cierran el acceso, por lo que hay que tenerlo en cuenta.

Volvemos a ir al barrio rojo para pasear de día por sus calles y ver sus bonitos canales, y es que el mayor atractivo de la ciudad, a nuestro parecer, es justamente ese, pasear y perderte por sus calles entre canales, puentes y bicicletas, muchas bicicletas. Remarcamos esto porque hay que tener especial cuidado con ellas, ya que tienen prioridad absoluta, incluso ante los coches, y no suelen pararse en los pasos de peatones. Sobre todo, si vas con niños, muy atentos a no tener un percance.IMG_1957

A las 16,30 comenzamos el regreso a casa. Cogemos el tranvía 4 desde la plaza Rembrandt hasta la estación central (por 3€ tienes un billete que puedes utilizar durante 1h). Desde allí, nuevamente el tren que lleva al aeropuerto, y a esperar para embarcar en nuestro vuelo.

Te ha servido este post? Tienes alguna duda o pregunta? Si necesitas algo no dudes en contactar con nosotros e intentaremos ayudarte. También puedes contarnos cómo fue tu experiencia por Ámsterdam!

Tal vez te interese…
Cuaderno de Viaje de Ámsterdam
Free tour por Ámsterdam.
I amsterdam City Card
Excursión a Keukenhof
Excursión al Parque Nacional De Hoge Veluwe

2 respuestas para “Ámsterdam en 3 días”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .